logoEHU logoDIPU

Historia de la Diputación Foral de Bizkaia

en eu

Titulo periodo 6

Titulo periodo 6

Cualquier modelo de organización política supone un coste económico que debe ser cubierto por todos los miembros de la sociedad. De ahí que la fiscalidad sea un fenómeno que tiene estrecha relación con la existencia de comunidades políticas. A partir de esta premisa, el título de esta obra pretende recoger este hecho a través de un periodo convencional de “quinientos años de hacienda foral”. Con este primer capítulo se pretende analizar y describir cómo se ha gestado históricamente la hacienda de la comunidad vizcaína, una realidad que las generaciones de comienzos de la edad moderna apenas vislumbraban y que actualmente constituye una seña de identidad y una práctica de gobierno y administración de cada uno de los territorios históricos. El territorio de Vizcaya, articulado políticamente como Señorío hereditario desde el siglo XI y vinculado desde el siglo XIII a la órbita de la Corona castellana, ha gozado de un ordenamiento jurídico-institucional plural, complejo y autónomo, así como de una fiscalidad señorial privativa que aparecía sucintamente expuesta en los textos forales de los siglos XV y XVI.

A grandes rasgos, la historia de la fiscalidad del Señorío ha sido contemplada por la historiografía en tres etapas diferentes y ha sido percibida bajo tres grandes sistemas fiscales: 1º, una fiscalidad señorial propia de los tiempos medievales (las rentas del Señor); 2º, una fiscalidad que se extiende a lo largo del Antiguo Régimen y se circunscribe a los subsidios económicos aportados por el Señorío a las necesidades de la Monarquía; 3º, una fiscalidad contemporánea ligada al orden constitucional (l878-1937) caracterizada por un sistema fiscal privativo que es el que se construye en torno a los conciertos económicos. Esta demarcación temporal suscita problemas en torno a la existencia de una línea de continuidad o de ruptura entre una etapa y otra. Asimismo, plantea cuestiones relacionadas con los factores endógenos o exógenos que facilitan o impiden la génesis de la hacieda foral. Pero todo ello, desde un punto de vista historiográfico, se enmarca en un debate más amplio donde el régimen foral aparece como el leit motiv y el telón de fondo de muchos de los debates de las últimas décadas. La entidad o alcance de dicho régimen, su arcaismo o capacidad de adaptación, la naturaleza de su entronque en la Monarquía Hispánica, etc. han sido y son materias de controversia entre las diferentes corrientes historiográficas. La respuesta a estas cuestiones depende tanto de las opciones historiográficas o paradigmas que se adoptan como marco interpretativo como de otras cogniciones y valoraciones que afectan cotidianamente a nuestro modo de entender y apreciar la vida social. Las cuestiones planteadas en este capítulo intentan dejar a un lado las posturas lineales, deterministas o maniqueas. El interés concreto no es demostrar, a priori, el carácter tardío o temprano del sistema de arbitrios, de la administración fiscal o de la esfera pública. Mas bien se ha pretendido explorar el pasado de modo que se hicieran patentes las contradicciones, las paradojas, los procesos oscilantes, así como los factores de resistencia y avance que pudieron intervenir en la "génesis social del monopolio fiscal". Este mismo enfoque procede del establecimiento previo de un paradigma de la foralidad más abierto, flexible y complejo que concibe el Señorío de Vizcaya no como entidad homogénea y uniforme sino como sistema foral donde conviven diferentes ordenamientos jurídicos e institucionales y donde interactúan diferentes poderes sociales y jurisdiccionales. Con su aplicación, a su vez, se ha querido ampliar y precisar el campo de percepción del sistema foral. En concreto, nuestro propósito es ocuparse de un fragmento o aspecto de la foralidad, aquel que se refiere a la actuación material de las instituciones centrales del Señorío de Vizcaya en el campo de la fiscalidad y de la administración fiscal a la cual da origen. Subyace el interés por mostrar el alcance de la foralidad en un período aparentemente paradójico que ha sido caracterizado de "madurez foral", por una parte, y de fosilización del sistema foral a raíz de la consolidación del poder de la Monarquía, por otra.

El tema de la fiscalidad foral ha suscitado interés en la medida en que ha planteado problemas a la hacienda castellana y a la homogeneidad administrativa de la Corona. En este sentido, las necesidades económicas de la Corona y el socorro financiero otorgado (o la obligación fiscal de los vasallos) han sido los puntos de referencia y de reflexión, a la hora de analizar las actitudes de las "provincias exentas". Desde otra perspectiva, el tema de la exención fiscal respecto del sistema tributario del Reino de Castilla proclamada en el Fuero, así como una visión estrictamente municipalista de la historia institucional han impedido observar y analizar otras realidades institucionales y fiscales. Esta polarización del tema ha imposibilitado el estudio de la estructura fiscal interna de los mencionados territorios y, asimismo, el carácter de las relaciones fiscales entre la Corona y el Señorío, centrándose los análisis en torno a la aplicación o no del sistema fiscal castellano en las "provincias exentas".

Frente a las visiones reduccionistas, el orden corporativo foral presentaba una realidad fiscal compleja y múltiple acorde con el ordenamiento jurídico plural vigente en el Señorío. Así, nos encontramos junto a la fiscalidad que emana del Fuero (las rentas del Señor) con otras fiscalidades relacionadas con diversas instancias de poder que dan cuerpo al orden corporativo foral y que acceden a la renta total generada por la economía vizcaína: los municipios rurales y urbanos (anteiglesias, villas y ciudad), las entidades territoriales periféricas (Encartaciones, Merindad de Durango), las instituciones centrales del Señorío, las corporaciones (Consulado,…), la iglesia. El despliegue de una fiscalidad propia de las instituciones centrales del Señorío tendrá como horizonte este escenario de fiscalidad múltiple y concurrencia fiscal. La preocupación historiográfica de este trabajo parte de este contexto y se dirige al estudio del desarrollo de la "esfera pública" en una comunidad política donde concurren diferentes instancias de poder, como es el Señorío de Vizcaya.

A partir de 1500 el binómio Señor-Juntas característico del medievo da paso en los siglos XVI-XVII a una realidad institucional más compleja. Esta nueva realidad se caracteriza por la existencia de una pluralidad de órganos (Junta General, Junta de Merindades, Regimiento General, Regimiento Particular = Diputación General), todos ellos versión reducida y delegada de la Junta, que mantiene la preeminencia sobre el resto de las instituciones creadas posteriormente por delegación. Este sistema de Juntas y Regimientos se vio fragmentado a raíz de la escisión institucional originada por el ordenamiento de Chinchilla (1487) y no se normalizó hasta 1630, año en que se redacta el Capitulado de unión y concordia, texto que reglamentaba la participación de las comunidades escindidas en unas instituciones únicas para todo el Señorío (Juntas Generales y Gobierno Universal del Señorío). Sin embargo, esta Concordia, aunque supone un avance institucional respecto a la etapa anterior, mantiene el ordenamiento plural del Señorío, así como su estatu quo territorial y corporativo. Asimismo, el capítulo doce de la Concordia reafirma el repartimiento fogueral como único ingreso general del Señorío, limitando de este modo las posibilidades de desarrollo de un sistema impositivo diversificado y de una administración fiscal propia. De este modo, las instituciones centrales de la comunidad padecían una debilidad estructural y una dependencia respecto de otras instancias de poder presentes en el Señorío, especialmente, la villa de Bilbao y el Consulado. A partir de este contexto adverso, las instituciones comunitarias fueron adoptando, no sin resistencias, los acuerdos y las prácticas que dieron cuerpo a la hacienda foral y a la esfera pública en los siglos posteriores.

En este sentido, los temas que abordamos a continuación nos pueden servir para conocer algo más detalladamente la vida administrativa del Señorío:

- El estudio del despliegue de las atribuciones de las instituciones forales en materia fiscal.
- La descripción de aspectos de la "función pública" relacionados con los gestores del erario.
- El descubrimiento de los otros componentes de la administración fiscal como el sistema de ingresos.
- La organización de los ingresos en cajas de tesorería.
- Los sistemas de recaudación.
- Los procedimientos utilizados en el manejo y control del dinero público, el destino y utilidad que se le ha dado al mismo, así como la evolución de la estructura de los gastos.

Bibliografía